Mujeres africanas en pie

Escribe Sandra Beatriz Moreno Sorto

Sin pararse. Siempre buscando crear mejores condiciones en su diario vivir, las mujeres africanas dan ejemplo de perseverancia y fuerza. Ellas están haciendo historia. Eso fue evidente en la conferencia “Situación de la lucha por la igualdad, retos y logros en el continente africano”, a cargo de la periodista saharaui Fatma Galia e Hilaria Sara Vianeke, el pasado 29 de mayo de 2021.

La actividad se llevó a cabo en La Terminal, Isla de Zorrotzaurre, Bilbao, como parte de la agenda del consorcio Afrika Eguna. Teniendo presente los graves problemas de la pobreza, el hambre, los conflictos armados, la colonización del Sáhara Occidental por Marruecos y el Derecho a la Autodeterminación del Pueblo Saharaui, Galia mencionó la importancia de la participación de la mujer a la hora de alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible en África.

“El problema de las mujeres árabes es la visibilización”, dijo Galia, sin olvidar el acceso a los derechos económicos, sociales, religiosos en los países que las vieron nacer o a donde han migrado, enfrentando el desafío de dejarlo todo y empezar de cero. “Contamos con un feminismo islámico…no tenemos la mente ni los ojos vendados, aunque llevamos velo en la cabeza”.

Marte, sí; igualdad, no

Para la lideresa saharaui, es irónico que se haya ido al planeta Marte y no se haya podido erradicar las desigualdades en la Tierra. ¿Dónde está la esperanza? “África es el futuro”, sentenció Galia.

Afirmación totalmente compartida por Vianeke que inició su ponencia con una dinámica. Pidió al público que le prestaran unos bolis. Poco a poco se hizo con un buen número de bolígrafos, los cuales terminaron en la parte superior de una planta en una maceta que la ponente había puesto en la mesa principal, donde se encontraba junto a Galia.

¿Qué número he formado con los bolis?, preguntó al público. Hubo toda una lluvia de respuestas, aunque no era fácil adivinar por la posición que teníamos desde el salón…sin embargo, esa era la idea: darnos cuenta que a veces los árboles no dejan ver el bosque. Es decir, que las noticias y las imágenes que dan de África en realidad no representan lo qué es África, así que Vianeke iba a intentar que “viéramos el bosque” y por eso, había decidido sólo hablar de cosas bonitas de su continente.

La cuna de la humanidad

Primer dato. “África es la cuna de la humanidad. Es la cuna madre”, sostuvo Vianeke y siguió mencionando otros datos alentadores: tiene menos conflictos latentes, es de los menos afectados por el Covid-19, está libre de la polio y el ébola, tiene la población más joven, posee una gran riqueza en recursos minerales, tiene más de dos mil lenguas, lo forman 55 países… “África no está parada”.

Vianeke quiso resaltar la experiencia exitosa de la choza de la paz, en Liberia, que consiste en la aplicación de la justicia comunitaria a través de un cónclave de mujeres, las cuales se reúnen para escuchar el caso y dictan su veredicto. En cuanto al campo de la ciencia, puso un ejemplo aunque hay miles de nombres de mujeres dignos de ser mencionados: Ameenah Gurib-Fakim que creó la base de datos sobre las plantas medicinales y aromáticas en el Océano Índico Suroccidental y Mauricio.

“Nos falta que nos den la oportunidad y como dijo Fatma, visibilización”, expresó la lideresa negra, orgullosa de pertenecer a esa saga de escritoras, directoras de organismos internacionales, presidentas de naciones, premios nobel de la paz,…

Aceptar a las personas LGBT

Vianeke, a pesar de su promesa de sólo hablar de cosas bonitas de África, valientemente decidió cerrar su ponencia con uno de los problemas más serios y sin resolver que enfrentan: el trato discriminatorio e inhumano que se da a las personas homosexuales, lesbianas, trans… “estamos mal”, aceptó. Es un tabú hasta nombrar la palabra lesbiana o gay. Y estas tienen que huir de sus países, porque si no tienen que vivir el rechazo familiar, social o terminar en la cárcel y en algunos países, las condenan a penas de muerte como en Uganda.

Ese día, de la mano de Vianeke y Fatma empezamos a vislumbrar “el bosque” africano, donde surgió la humanidad. La esperanza existe y, en especial, la sentimos al escuchar el poema que leyó la periodista saharaui en su intervención:

“…África, África, el arcoíris de la cultura,…

Tierra del Sol y la Luna…

África, tu casa se queda vacía…

África, háblame con franqueza…

¿Dónde se esconde tu fuerza?…

En África con cada muerte se apaga una estrella…

Todas, todos, somos África…

Facebook de Afrika Eguna
Facebook de Fatma Galia
Tesis doctoral de Hilaria Sara Vianeke
Escucha nuestro podcast 🎧

Conoce 'Tendiendo puentes', el ciclo de podcast que genera un espacio de intercambio entre África, América Latina y Euskadi.