Erigiendo “puentes” para consolidar la solidaridad entre los pueblos

Los puentes salvan obstáculos, sean ríos o acantilados. En el caso que nos ocupa, unen las luchas de los distintos movimientos sociales, sin importar procedencia o territorio. De esto y más trató el Foro Tricontinental Tendiendo Puentes, realizado recientemente por MKE Kooperatiba.

Hubo cuatro sesiones online, del 22 al 25 de noviembre de 2021. La jornada inaugural contó con las ponencias de Hilaria Sara Vianeke, activista feminista angoleña que desarrolló el tema “Las mujeres afrodescendientes en los movimientos sociales”; y del investigador senegalés Bamba Ndiaye, quien habló de “Movimientos sociales en la era del neo-panafricanismo y las nuevas tecnologías”.

June Izagirre, responsable de MKE, dio las palabras de bienvenida y sostuvo que la iniciativa “Tendiendo Puentes” busca fomentar la solidaridad entre los pueblos. Además del Foro Tricontinental, en el marco de la iniciativa se han creado 12 podcast, cinco cápsulas audiovisuales, dos investigaciones que retratan el momento actual de Etiopía y Senegal y la aplicación Truke, la cual es una plataforma donde los movimientos sociales interactúan, hacen red y coordinan acciones conjuntas a nivel internacional.

Según Itziar Morante, del Equipo de MKE, es urgente articularnos entre los movimientos sociales y organizaciones populares y desarrollar espacios de encuentro en los que podamos construir agendas y propuestas comunes de transformación global. 

El Foro Tricontinental Tendiendo Puentes pretende ser un espacio de articulación de debates, experiencias y análisis de diversas organizaciones populares del Sur y Norte Global, para seguir fortaleciendo el conocimiento mutuo y el intercambio”, expresó Morante.

Carrera de obstáculos

Vianeke inició su intervención haciendo una pregunta: ¿Quiénes son las mujeres que emigran? La respuesta dibujó de entrada la complejidad de la realidad en el continente africano, donde las mujeres vulnerables dejan la tierra que las vio nacer porque huyen de matrimonios forzados, la mutilación genital, el hostigamiento social a los colectivos LGTBIQ+; y, a la lista también se le deben agregar los problemas económicos, sociales, políticos y el cambio climático que agudiza la sequía, el hambre y un largo etcétera.

Y, cuando las mujeres por fin llegan a Europa, es cuando comienza otra carrera de obstáculos: el idioma, la búsqueda de trabajo, la formación y el racismo institucional y social. “Muchas de las mujeres vienen a reagruparse con sus maridos. Quedan embarazadas y luego se debaten con la crianza de los hijos y si no traen lo formativo de origen, se quedan atrás”, explicó la lideresa africana. “Y si consiguen superarse, se encuentran las barreras del racismo institucional y social que son los más peligrosos, porque cuando la sociedad no te acepta porque perteneces a un grupo étnico, cultural, religioso no bien visto, es muy complicado. Por ejemplo, hacer un trámite con un funcionario racista es terrible”.

Frente a las mujeres africanas, arremete el mundo del rechazo, los prejuicios y la xenofobia. “Es muy difícil ver a las mujeres participando en los movimientos sociales, porque son muy cerrados como cuadrillas”, señaló Vianeke, quien optó por ser crítica ya que es la única forma de impulsar cambios. “Nosotras, las activistas africanas, andamos un poco tristes con los movimientos sociales occidentales, porque sentimos que hay un cierto egocentrismo, porque en la lucha de género creo que debéis contar más con nosotras. Es una lucha que nos afecta a todas. Las caras visibles tienen que ser de todas”.

Vianeke jamás olvida un comentario que escuchó: “vosotras como están acostumbradas a sufrir, el machismo no les duele tanto”. Su respuesta es contundente: “Yo he perdido primas, vecinas, amigas, por la barbarie de la violencia de género”.

#MeToo

Violencia de género que ha provocado diversas respuestas desde las mujeres organizadas que están aprovechando al máximo las nuevas tecnologías para denunciar el acoso y persecución que sufren. La pionera del movimiento #MeToo fue la afroamericana Tarana Burke en 2006. Ella lo empezó a usar para ayudar a mujeres jóvenes que habían sufrido acoso sexual.

En Kenia, después de que una mujer sufrió una agresión en una parada de autobús por llevar una minifalda, se extendió en las redes sociales la etiqueta #MyDressismyChoice (Mi vestido, mi elección); en Senegal, es ampliamente conocida #Nopiwouma (No me callaré) o #Doyna (Ya basta) para impugnar el silencio con respecto a la violencia de género.

El ciberactivismo

El poder de las nuevas tecnologías es uno de los temas de Bamba Ndiaye. Por un lado, el ciberactivismo para la protesta social está en auge, pero, al mismo tiempo, medra la respuesta gubernamental con el ciberespionaje, que se suma a los métodos represivos tradicionales, como la amenaza, la detención y la tortura.

Hoy y siempre, África es un continente clave en el tablero geopolítico. De ahí que siempre están los intereses de las grandes potencias presentes en lo que acontece en los distintos países. Intereses que en la mayoría de los casos van en contra de la democracia y los derechos de las mayorías, cometiendo a su paso innumerables injusticias que son denunciadas en las comunicaciones que se canalizan a través de Facebook, Twitter, Youtube y WhatsApp. Las redes sociales y plataformas de streaming, que desplazaron desde hace tiempo a los medios tradicionales como la prensa escrita, la radio y la televisión, no están exentas de la clásica tendencia antidemocrática que consiste en instrumentalizar el medio para que el contenido no subvierta los “check-points” del control gubernamental y empresarial.

De todos modos, para no incurrir en determinismos tecnológicos, cabe apuntar el gran potencial de las redes sociales que no hemos de perder de vista: la oportunidad que brindan a nuevos rostros políticos y sociales que denuncian las violaciones de derechos humanos y que estimulan un uso crítico y responsable de las plataformas de las nuevas tecnologías. Esta idea converge plenamente con la visión de Ndiaye, quien se unió al Foro Tricontinental y a este movimiento social que nace con el objetivo de seguir fortaleciendo la red que trabaja por un mundo más justo desde el encuentro y el intercambio de experiencias.

Las africanas están en pie

Mujeres africanas en pie

Escribe Sandra Beatriz Moreno Sorto

Sin pararse. Siempre buscando crear mejores condiciones en su diario vivir, las mujeres africanas dan ejemplo de perseverancia y fuerza. Ellas están haciendo historia. Eso fue evidente en la conferencia “Situación de la lucha por la igualdad, retos y logros en el continente africano”, a cargo de la periodista saharaui Fatma Galia e Hilaria Sara Vianeke, el pasado 29 de mayo de 2021.

La actividad se llevó a cabo en La Terminal, Isla de Zorrotzaurre, Bilbao, como parte de la agenda del consorcio Afrika Eguna. Teniendo presente los graves problemas de la pobreza, el hambre, los conflictos armados, la colonización del Sáhara Occidental por Marruecos y el Derecho a la Autodeterminación del Pueblo Saharaui, Galia mencionó la importancia de la participación de la mujer a la hora de alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible en África.

“El problema de las mujeres árabes es la visibilización”, dijo Galia, sin olvidar el acceso a los derechos económicos, sociales, religiosos en los países que las vieron nacer o a donde han migrado, enfrentando el desafío de dejarlo todo y empezar de cero. “Contamos con un feminismo islámico…no tenemos la mente ni los ojos vendados, aunque llevamos velo en la cabeza”.

Marte, sí; igualdad, no

Para la lideresa saharaui, es irónico que se haya ido al planeta Marte y no se haya podido erradicar las desigualdades en la Tierra. ¿Dónde está la esperanza? “África es el futuro”, sentenció Galia.

Afirmación totalmente compartida por Vianeke que inició su ponencia con una dinámica. Pidió al público que le prestaran unos bolis. Poco a poco se hizo con un buen número de bolígrafos, los cuales terminaron en la parte superior de una planta en una maceta que la ponente había puesto en la mesa principal, donde se encontraba junto a Galia.

¿Qué número he formado con los bolis?, preguntó al público. Hubo toda una lluvia de respuestas, aunque no era fácil adivinar por la posición que teníamos desde el salón…sin embargo, esa era la idea: darnos cuenta que a veces los árboles no dejan ver el bosque. Es decir, que las noticias y las imágenes que dan de África en realidad no representan lo qué es África, así que Vianeke iba a intentar que “viéramos el bosque” y por eso, había decidido sólo hablar de cosas bonitas de su continente.

La cuna de la humanidad

Primer dato. “África es la cuna de la humanidad. Es la cuna madre”, sostuvo Vianeke y siguió mencionando otros datos alentadores: tiene menos conflictos latentes, es de los menos afectados por el Covid-19, está libre de la polio y el ébola, tiene la población más joven, posee una gran riqueza en recursos minerales, tiene más de dos mil lenguas, lo forman 55 países… “África no está parada”.

Vianeke quiso resaltar la experiencia exitosa de la choza de la paz, en Liberia, que consiste en la aplicación de la justicia comunitaria a través de un cónclave de mujeres, las cuales se reúnen para escuchar el caso y dictan su veredicto. En cuanto al campo de la ciencia, puso un ejemplo aunque hay miles de nombres de mujeres dignos de ser mencionados: Ameenah Gurib-Fakim que creó la base de datos sobre las plantas medicinales y aromáticas en el Océano Índico Suroccidental y Mauricio.

“Nos falta que nos den la oportunidad y como dijo Fatma, visibilización”, expresó la lideresa negra, orgullosa de pertenecer a esa saga de escritoras, directoras de organismos internacionales, presidentas de naciones, premios nobel de la paz,…

Aceptar a las personas LGBT

Vianeke, a pesar de su promesa de sólo hablar de cosas bonitas de África, valientemente decidió cerrar su ponencia con uno de los problemas más serios y sin resolver que enfrentan: el trato discriminatorio e inhumano que se da a las personas homosexuales, lesbianas, trans… “estamos mal”, aceptó. Es un tabú hasta nombrar la palabra lesbiana o gay. Y estas tienen que huir de sus países, porque si no tienen que vivir el rechazo familiar, social o terminar en la cárcel y en algunos países, las condenan a penas de muerte como en Uganda.

Ese día, de la mano de Vianeke y Fatma empezamos a vislumbrar “el bosque” africano, donde surgió la humanidad. La esperanza existe y, en especial, la sentimos al escuchar el poema que leyó la periodista saharaui en su intervención:

“…África, África, el arcoíris de la cultura,…

Tierra del Sol y la Luna…

África, tu casa se queda vacía…

África, háblame con franqueza…

¿Dónde se esconde tu fuerza?…

En África con cada muerte se apaga una estrella…

Todas, todos, somos África…

Facebook de Afrika Eguna
Facebook de Fatma Galia
Tesis doctoral de Hilaria Sara Vianeke

¡De fiesta por el mercado artesanal de Afrika Eguna!

¡De fiesta por el mercado artesanal de Afrika Eguna!

Escribe Sandra Beatriz Moreno Sorto

Lo difícil era no comprar. Lo fácil, disfrutar. Un éxito rotundo la exposición y el mercado artesanal del consorcio Afrika Eguna, el pasado 28 y 29 de mayo de 2021 en La Terminal, Isla de Zorrotzaurre, Bilbao, para celebrar el Día Internacional de África.

El ambiente era de fiesta. “Que sea un día de disfrute y de aprender también; que cada una se sienta libre de ir y venir cuando quiera. This is the African way”, expresó contenta Sarai Martin, de MKE Kooperatiba, mientras organizaba los materiales que se pondrían en el estand que compartiría con la senegalesa Fatou Dieng, de la Asociación de Mujeres Firekutzen que fomenta el feminismo africano.  

La oferta era tan variada como la riqueza misma de África. En el local de La Terminal, una podía elegir escuchar la música de DJs Follow the party, Slimdaze y Mutula, apreciar la belleza de los diseños en el desfile de moda africana, la fuerza de los bailes, las actuaciones de música en directo con Denjah Man y Chris Nseng o simplemente dejarse envolver por la percusión africana de Novisi al tiempo que degustaba unos deliciosos buñuelos. Las madres y padres supieron aprovechar con sus hijas e hijos los talleres infantiles de dibujo y pintura, además de escuchar el cuentacuento de Bonai Capote,…

Piezas únicas

Telas de los más bellos colores que se pueden encontrar en la naturaleza, transformadas en sujetadores de melenas rebeldes o en útiles bolsos, compiten con las pinturas de paisajes en cuadros y en las libretas de tomar notas en el puesto del Proyecto Teriya, palabra del idioma mandinga de Casamance, al sur de Senegal. “Significa unión, amistad”, dice Irati, la encargada de la venta junto a Mor y Abou. Luego de pagada la pieza seleccionada, nos regalan otra expresión africana: abarka bake, muchas gracias.  

Frase que a unos pocos metros de distancia repetiríamos con gusto, al descubrir la obra del escritor vitoriano Diego Peñafiel, presentada en noviembre de 2020, con el sugerente título “Otro eslabón de tu cadena”. Le llevó nuevo años hacerla, incluyendo el año y medio en Guinea Ecuatorial, donde se desarrolla la trama que cuenta la historia de la joven Menbeng Esangon que vive en medio del sangriento régimen de Macías Nguema, 1976.

“Un libro sobre la cadena que oprime a toda una cultura, que te agitará por dentro y te hará ver el mundo de otra manera. Un libro que te hablará de la verdadera historia de Guinea Ecuatorial que el Gobierno español ha tratado de ocultar”, se lee en la contraportada.

Entre diosas negras

Y sin dudarlo mucho, aceptamos la sugerencia de ver el mundo de otra manera. Misma experiencia aunque en esta ocasión será más con el tacto y la vista, estamos ante las esculturas del artista Amadou Sy: admiramos el ongi etorri esculpido en noble madera junto a las imponentes mujeres y diosas negras. “El colgante es de ébano; las conchas de teca y gustan mucho a las personas que hacen el camino de Santiago”, comenta el hombre que nació con el talento de crear hermosas obras de lo que lo provee los árboles del planeta tierra.

Otra lección de cultura africana la recibiremos en el puesto Kér Fatou, ahí se encuentra Fatou Dieng, de 31 años. Llegó hace diez años a territorio vasco, donde hace dos abrió su tienda que aguanta bastante bien la crisis del Covid-19. “Estoy luchando”, dijo. “Mi clientela es gente vasca que está aprendiendo costura y jóvenes racializadas que desean ropa afro para lucir”.

Dieng tiene productos hechos en Senegal: fundas de ordenadores, riñoneras, vísceras, mochilas,… y anuncia que pronto volverá a dar charlas sobre el lenguaje de las telas de África, pero lo que sí está muy activa es la Asociación de Mujeres Firekutzen que hace proyectos de cooperación en Senegal sobre salud reproductiva, además de llevar donativos de medicamentes y dar formación a las matronas.

También Firekutzen apoya a otras asociaciones en actividades con mujeres, en especial con las que no han tenido la oportunidad de estudiar el idioma del país donde viven ahora, “debido a que sólo han estado en la burbuja de la gente de Senegal, y esto les afecta luego para hallar un trabajo o integrarse en la dinámica de la comunidad”, explicó la lideresa senegalesa. 

Un proceso de integración que se vive desde el orgullo de ser mujer negra de África, la cuna de la humanidad, y que hoy y siempre damos las gracias por ser, por existir. ¡Abarka bake!

Enlaces de interés:

Facebook de Afrika Eguna
Asociación de Mujeres Firekutzen

Teriya ilustraciones

Artista escultor Amadou Sy

Afrika Eguna celebró el Día Internacional de África

Áfrika Eguna celebró el Día Internacional de África

Escribe: Sandra Beatriz Moreno Sorto

El consorcio Afrika Eguna llevó a cabo la lectura del comunicado “Ubuntu umoja” y la mesa redonda “La política migratoria de la Unión Europea respecto al continente africano. Situación neocolonialista de los países africanos”, durante la mañana del pasado 25 de mayo de 2021, Día Internacional de África.

Con esta actividad, la comunidad afro de Bilbao arrancó una serie de eventos en el local de La Terminal, la Fábrica de industria cultural y creativa (FICC), ubicada en la Isla de Zorrotzaurre, rodeada por las aguas de la ría que lleva parte del corazón de la mar que baña los distintos continentes que nos han visto nacer. Ahí se dieron cita las organizaciones aliadas, entre ellas MKE Kooperatiba, que buscan visibilizar lo que acontece en África.

“…abre tu puerta, mis manos negras te quieren saludar… ¿por qué te molesta el color de mi piel?…”, la letra de la canción se escuchaba previo a la lectura del comunicado en el salón, decorado con muebles y objetos que han tenido una segunda oportunidad después que sus antiguos hogares desaparecieron. Resalta una lámpara mapamundi o un viejo salvavidas que trae inmediatamente las imágenes de la tragedia humanitaria en el Mediterráneo.

La diáspora africana

Lidia Kinson, lideresa en Afrika Eguna, preside la mesa que hizo público el mensaje de la diáspora africana en Bilbao. Esta denunció las políticas económicas que desangran a los países, los acuerdos top secretos, mientras la ciudadanía carece de lo mínimo para vivir… “queremos recordar los muchos aportes del continente africano al resto del mundo y decir que si valen los recursos del continente africano, también valen los africanos”.

Además del escrito, se presentó un vídeo con las voces de las mujeres y hombres africanos que recordaron al gran líder Nelson Mandela y su lapidaria frase: “nadie nace odiando,…aprendemos a odiar…” Y haciendo gala del lema del comunicado Ubuntu umoja, la diversidad de voces se fundieron en un “juntos y juntas somos más fuertes”. Es decir, si todos y todas ganan, tú ganas. Fue un llamado a la unidad, a la humanidad, a esa maravillosa forma de ser sin destruir al otro, sin discriminarlo, sin explotarlo, sin rechazarlo,…

Tema que se tocó a profundidad en la mesa redonda “La política migratoria de la Unión Europea respecto al continente africano. Situación neocolonialista de los países africanos”, a cargo de Bayo Saiba, de Senegal; Ngoy Ngoma, del Congo, y Saad Malec Subair El Hassani, de Marruecos. Fue alentador escuchar de los dos primeros ponentes la necesidad de que hubiera una expositora femenina ese día, ya que eran conscientes del aporte de las mujeres a la causa africana.

Ciudadanía en acción

Saiba salió con 21 años de Senegal. Desde entonces jamás olvida la herencia de haber vivido en contacto con la naturaleza, cazado animales, vagado por los ríos, cuidado el rebaño de la familia y luego llegar sin papeles a España, donde logró seguir estudiando. Y ahora “participo en la construcción de esta sociedad”, afirmó y agregó: “aportó a mi ciudad de acogida y a la de mi origen…no soy puente de nada”.

Su aporte lo traduce en proyectos de cooperación que ejecuta en su tierra natal y en la publicación de artículos que alimentan al pensamiento crítico, el cual devela que Europa invade y sigue invadiendo. También demuestra que en el proceso de integración, de aprendizaje, “siempre hay que hacer un esfuerzo para no molestar al indígena blanco…”

Saiba nos hace una invitación: “vamos a ver al otro como humano”. Ngoma, cuya exposición fue vía online desde Nairobi, Kenia, por razones de trabajo, advierte de la necesidad de repensar el lenguaje, porque nuestro imaginario sigue reflejando el racismo, debido a que la colonización es también mental. “Arriesguémonos a conocer más a África, sus migraciones internas”, sostuvo. Sin olvidar, por supuesto, de que existe una construcción mediática de la negrofobia.

La presencia de África

Ngoma aprovechó la ocasión para decirle a la diáspora de su continente de que se debe aprender a ver a África como una posibilidad, “tengamos a África muy presente en nuestra vida, pero necesitamos tener fe”, expresó en referencia a la fe que tuvo Mandela cuando enfrentó el apartheid en Sudáfrica.

Subair, el último ponente, denunció la fobia contra el inmigrante pobre en España o en toda Europa, región del mundo que solo quiere mano de obra cualificada de África, por ejemplo, jóvenes que se han especializado en informática en Marruecos. Y trajo a la memoria del público el nefasto momento en que unos hombres europeos se repartieron África en la Conferencia de Berlin, 1884. Sin ocultar su indignación, lanzó la siguiente interrogante: “¿un francés antiinmigrante se ha preguntado qué hace su país en Mali?”    

O porqué las autoridades del Estado español no “ven” en su radares de última tecnología las embarcaciones que naufragan en el mar mediterráneo, cuando son capaces de “ver” hasta los delfines saltando… “vamos a ver al otro como humano”, vuelve a nuestra mente la frase mencionada hace un momento por Saiba, en este acto que conmemoró un año más el Día Internacional de África, bajo el lema “Ubuntu umoja”.

Enlaces de interés:

Comunicado de Afrika Eguna

Los podcast que construyen puentes en el movimiento social

Los podcast que construyen puentes en el movimiento social

El movimiento social y las diversas organizaciones que existen en África, América Latina y Euskal Herria tienen un punto de encuentro en el proyecto “Tendiendo puentes” que abre un abanico de posibilidades, a través de podcast, cápsulas audiovisuales, la plataforma Truke App y distintas investigaciones.

Las distancias parecen desaparecer cuando escuchamos los ocho podcast, difundidos a la fecha, y que han sido elaborados gracias a la colaboración de lideresas y líderes activos del movimiento social y organizaciones populares del Sur global. Estos se están emitiendo quincenalmente.

La idea de MKE Kooperatiba, responsable del Proyecto “Tendiendo puentes”, es emitir 12 podcast, además de cinco cápsulas audiovisuales, una cada mes. También se busca fortalecer la aplicación truke.app, un espacio seguro y exclusivo para que las organizaciones realicen publicaciones privadas o públicas.

“A través de la web app Truke facilitamos la creación de una comunidad online con organizaciones de Latinoamérica, África y de Euskal Herria, ayudando a visibilizar las acciones que desarrollamos con el objetivo común de construir alternativas al modelo de desarrollo imperante”, explicó Itziar Morante, de MKE.

Menú de audios

Los títulos de cada audio “abre” inmediatamente el interés del público, desde el #0, llamado Puentes emancipadores, hasta el último que se dio a conocer #8 Defensoras de la vida y el territorio. En medio hay una amalgama que acerca a temas de actualidad, donde a través de los testimonios iremos identificando a las protagonistas de esas luchas tan importantes a la hora de construir un mundo más equitativo:

#1 Los derechos humanos al calor de la pandemia, #2 El extractivismo biocida y la migración como única opción en Senegal, #3 Conflicto y construcción de paz en Colombia, #4 La reinvención de la democracia en Bolivia, #5 Feminismo en clave tricontinental, #6 Feminismos Otros y el #7 Feminismo campesino y popular.

El canto de un gallo mezclado con sonido ambiente del campo, la ciudad, una protesta en la calle, la música de marimba, guitarras, flautas o un poema, nos van saludando en distintas lenguas cuando menos lo esperamos, a medida que avanzan las voces que hablan de sus causas, pérdidas, alegrías y esperanzas. Cada podcast es un canto coral, es un contenido transformador generado de forma colectiva.

En frecuencia global

En el #1, Wendy, de La Vía Campesina, cuenta que en Honduras la realidad en el campo es dramática, “la gente se está muriendo de hambre…para nosotras, son importantes los puentes de solidaridad internacional que contribuyan a difundir las violaciones de los derechos humanos”. Mientras que el relato de la senegalesa Fatou, quien vive en Bilbao, Bizkaia, Euskal Herria, denuncia la brutalidad policial que sufren por ser inmigrantes, “nosotras la estamos viviendo a diario”.

Las causas de la decisión de tantos hombres y mujeres de Senegal de salir de su país, las conocemos en el podcast #2, “cientos de jóvenes han perdido la vida buscando llegar al dorado europeo”, dijo un integrante del movimiento social Y´an Marre. Otro que cuenta por miles a sus muertos, es Colombia que sigue sumergida en un grave conflicto de violencia política, social, económica y armada, “para la guerra, nada; para la paz, todo”, se escucha gritar una y otra vez a la sociedad civil en el podcast #3.

Luego podemos recorrer Bolivia #4, donde avanza el Gobierno Plurinacional que superó el golpe de Estado en noviembre de 2019. Es el momento de escuchar las voces de Jiovanny Samanamud y la lideresa Segundina Flores, de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa”. En esos 15 minutos y 38 segundos, la persona oyente reconoce las características de la democracia comunitaria y los 36 idiomas indígenas que existen junto al castellano, el cual vive la experiencia del respeto mutuo en la diversidad lingüística.

La trilogía de los feminismos

“…estoy en ti…no calles, no olvides tu historia…”, poema de cierre en el podcast #4 que es una antesala hermosa para empezar a oír el #5, dedicado al 8M, al feminismo de la mano de las mujeres de América Latina, África y Euskal Herria. Seguidamente, en el #6, se ahonda en los feminismos decoloniales y en el #7, el feminismo campesino y popular. Una trilogía de lujo.

En el último podcast, #8, los testimonios de dos valientes mujeres maya quiché de Guatemala, amenazadas de muerte por defender derechos humanos y territorio: Lolita Chávez y Leiria Vay. “A pesar de las adversidades, debemos continuar. Tenemos que fortalecer nuestra organización de lo local a lo nacional, y lograr cambios estructurales”, aseguró Vay. En esa misma línea, se encuentra Chávez: “la defensa de los derechos humanos es una camino bastante minado…generan odio masivo contra nosotras que también nos puede matar de forma social…”.

Sin embargo, ahora, sus organizaciones y el movimiento social pueden apoyarse en el Proyecto “Tendiendo puentes” que nació precisamente para denunciar estos ataques y crear ese punto de encuentro, donde compartan resistencias, saberes, estrategias,…y así ya no se sientan tan solas cuando defienden sus causas. “Es un espacio abierto a todo el mundo”, afirmaron en MKE.

Galdakao se teñirá de morado este 8M

El Ayuntamiento de Galdakao dedicará una semana entera a la conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Estas son las actividades en las que MKE Kooperatiba participará junto a Trabajadoras No Domesticadas y la Fundación Mundubat:

– Del 2 al 14 de marzo, 17:30-20:30: Exposición ‘Ni chachas ni domesticadas. Somos trabajadoras.’

– 3 de marzo, 18:00-19:30: Presentación de la exposición.

– 11 de marzo, 18:00-19:30: Encuentro ‘Reivindicaciones y realidad de las trabajadoras de hogar y cuidados’

Tienes toda la información en la página web del ayuntamiento.

Nace ‘Truke App’, una red social para organizaciones sociales y movimientos populares

Mundubat Kooperatiba Elkartea (MKE) ha lanzado una aplicación virtual para generar espacios de colaboración y solidaridad entre organizaciones y movimientos de diferentes territorios del Sur Global.

Truke App es uno de los pilares de ‘Tendiendo puentes entre organizaciones del sur global’, un proyecto impulsado por MKE que con el apoyo de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo. “Con este proyecto queremos potenciar un espacio de interaprendizaje colectivo entre organizaciones sociales y movimientos populares de diferentes territorios y lugares del sur global”, explica Josefina Roco Sanfilippo, responsable de la educación para la transformación social de la cooperativa. “Desde MKE trabajamos con organizaciones de Colombia, de Honduras, Bolivia, Etiopia, Senegal y la Comunidad Autónoma Vasca, aunque Truke App está abierto para todo el mundo”.

Esta aplicación, a la que se puede acceder desde truke.app (no necesita instalación), es un espacio virtual en el que las organizaciones pueden inter-aprender unas de otras, construir sinergias y  compartir diferentes saberes y estrategias de resistencia.

Una red social solidaria

La interfaz de Truke App recuerda a Facebook: se pueden hacer publicaciones, publicar eventos, compartir encuestas… Pero existe una gran diferencia: Truke está orientado exclusivamente a organizaciones sociales y movimientos populares.

Se trata de un espacio seguro, donde las organizaciones pueden hacer publicaciones privadas para la comunidad, así como publicaciones abiertas para difundir su labor al público general.

La apuesta por un espacio online “es particularmente relevante en el contexto actual de profundización de una crisis sistémica, de una pandemia global y de diferentes situaciones de criminalización y represión y de vulneración de derechos fundamentales, ante las que las organizaciones están recreando múltiples estrategias de resistencia”, menciona Roco.

A la app se le suman otros componentes, como el podcast ‘Tendiendo Puentes’ y una serie de videos cortos que complementan los audios. En dicho podcast, las organizaciones de diversas partes del mundo comparten sus experiencias. “Queremos conseguir un discurso colectivo, que ponga en contacto esas prácticas aparentemente dispersas, pero que tienen muchos elementos en común”, añade la responsable de educación para la transformación social. Este podcast se compondrá de 12 episodios que se emitirán quincenalmente. Ya puede escucharse el primero.

Una llamada a la participación

Las organizaciones sociales y movimientos populares que quieran obtener más información y crearse un usuario, pueden hacerlo escribiendo a epts@mke.eus

Ya se han hecho varias sesiones de testeo con organizaciones del Sur y de la Comunidad Autónoma Vasca, aunque se trata de una aplicación muy intuitiva y fácil de utilizar.

Así ha sido el primer testeo de Truke, la web app para organizaciones y movimientos sociales

Un valioso regalo que llega en diciembre de 2020. Es una nueva herramienta tecnológica creada especialmente para los movimientos sociales y las organizaciones populares en lucha. El pasado 30 de noviembre, MKE Kooperatiba realizó un encuentro virtual que se convirtió en un testeo colectivo de la plataforma.

En el evento online participaron Firekutzen, Asociación para el fortalecimiento de la mujer africana en Bilbao; la Asociación de Senegaleses en Markina; Munduko Medikuak Bizkaia; Euskadi Cuba; Gernikatik Mundura; Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH); y el Centro de Derechos de Mujeres (CDM), también en Honduras. “El proyecto busca tender puentes entre organizaciones del Sur Global”, explicó Josefina Roco Sanfilipo, técnica de Educación para la Transformación Social de MKE.

Primer encuentro, primera experiencia práctica de “inter-aprendizaje”, de “trueque” de saberes, dándole vida al significado en euskera del nombre de la aplicación: “Truke”. El sitio tiene una parte reservada y segura sólo para las organizaciones acreditadas, en el cual podrán compartir información sensible o alertas de situaciones que ameritan una acción de denuncia o apoyo inmediato en red ante una emergencia.

Proyección global

En las secciones públicas, Truke ofrece la posibilidad de hacer publicaciones, compartir fechas y eventos, socializar materiales y documentos, realizar trueques, entablar chats con las personas de las distintas organizaciones usuarias de la plataforma. “Una herramienta de sensibilización potentes es el área de Juegos”, dijo Roco Sanfilipo.

Y la mejor forma de comprender la fuerza de la sección de Juegos fue con un ejemplo concreto. Este lo aportó OFRANEH. A partir de la pregunta ¿quién es Miriam Miranda?, se crearon tres respuestas. Solo una de ellas era la verdadera. El público elije una y así va fallando o acertando, hasta que conoce a la principal lideresa de la organización garífuna hondureña que corre grave peligro de ser asesinada por la defensa acérrima que hace de los recursos naturales en su territorio. El rostro sonriente de Miriam fue también “subido” a la plataforma junto a la información de su lucha que ha sido socializada y llegará a otras personas.

Una primera observación de las organizaciones se dio con las temáticas de Truke, que deberán ser ampliadas ante la diversidad del trabajo que llevan a cabo, como las de inclusión social, migración que trata Firekutzen y Munduko Medikuak. Por ahora están Construcción de Paz, Defensa de la

tierra y el territorio, Feminismos, Empresas y derechos humanos y Protección de personas defensoras.

Aterrizaje en la cruenta realidad

Entre los aportes de la nueva App, Euskadi Cuba señaló la difusión del trabajo que se realiza en la Isla y de la cooperación cubana en distintos países de América Latina. Y tal vez, en un futuro cercado, se puedan realizar conexiones en directo al minuto de lo que acontece en otros países, como le sucedió a Sara, de Gernikatik Mundura, que “llegó” a la reunión virtual mientras iba en un vehículo por Colombia, estaba en un territorio donde las comunidades y organizaciones sufren violencia ante la defensa de la tierra de las multinacionales.

Violencia que también interesa denuncia a César Geovany Bernardez, de OFRANEH, cuya organización tiene actualmente a cinco hermanos secuestrados. “Llevan cinco meses desaparecidos y tenemos a otros asesinados…”

El testeo de Truke.App cobró fuerza con los distintos aportes de la realidad de las organizaciones que desde el minuto uno la “alimentaron” de contenido. Esa es la idea. Por eso ha sido creada por MKE Kooperatiba que espera pronto formar una gran familia en red con las diversas organizaciones y movimientos sociales. Si quieres sumarte o conocer más de este proceso, puedes escribir a epts@mke.eus

Etiopía y Senegal hablan el lenguaje de la diversidad

De la mano de MKE Kooperatiba y el Centre d’Estudis Africans i Interculturals (CEAI), se llevó a cabo la sesión virtual para exponer el momento actual de Etiopía y Senegal y conocer los resultados de dos investigaciones: Movimientos Sociales en lucha por los Derechos Humanos en Etiopía y Estudio sobre los Movimientos Sociales y Organizaciones Populares en Senegal.

Etiopía, en el Cuerno de África, al oriente, y Senegal, región occidental, son dos excelentes ejemplos del gran tesoro de la diversidad que guarda el continente considerado la cuna de la cultura de la humanidad. Y, precisamente, el 26 de octubre de 2020, en esta realidad quiso zambullirse de forma consciente el equipo de trabajo de MKE Kooperatiba que ahora hace pública las dos investigaciones, a cargo de Gemma Solés i Coll, Armonía Pérez y Albert Farré, de CEAI.

Fue todo un reto la ejecución de los estudios ya que coincidió con la pandemia del COVID-19, pero gracias al conocimiento del terreno y las nuevas tecnologías se consiguió concluir la labor de retratar la complejidad de los dos países que a su vez reciben la influencia de sus vecinos más próximos. Etiopía, de Eritrea, Yibuti, Somalia, Kenia, Sudán y Sudán del Sur; mientras Senegal es sensible a lo que acontece en Gambia, Mauritania, Malí, Guinea y Guinea-Bisáu.

Jugando en el tablero internacional

En el tablero geopolítico, la presencia de China con sus inversiones en Etiopía ha provocado un efecto de llamada de atención en sus 109,2 millones de habitantes, dispersos en los 1 104 300 km2 que conforman su territorio. Es el tercer país más poblado en África, después de Nigeria y Egipto, con este último mantiene un conflicto debido a la construcción de una presa en el río Nilo Azul que también involucra a Sudán.

El gigante asiático realizaba cinco vuelos diarios a Etiopía en plena pandemia. Es su centro logístico en África, lo cual atrae a funcionarios de otros países y ayuda a contener el conflicto sociopolítico.

Abiy Ahmed, presidente de Etiopía, recibió el Premio Nobel de la Paz en 2019 por impulsar el fin del conflicto fronterizo con Eritrea que se declaró independiente en 1993, perdiendo así Etiopía la salida al mar. El reconocimiento internacional se diluye en el tiempo por las denuncias de censura y represión a los movimientos sociales y el aplazamiento de las elecciones previstas en 2020. Decisiones de la clase política que alteran la convivencia de los más de 80 grupos étnicos que conforman la población.

Inestabilidad a la vista

“El conflicto interétnico sigue”, dice Solés i Coll, además del centralismo autoritario que alimenta peligrosamente la amenaza de una guerra civil. Situación divulgada por el activismo social y político a través de las redes sociales. La diáspora de Etiopía es muy activa en la defensa de los derechos humanos y, actualmente, existe una nueva ola de ongs que aprovecha al máximo las herramientas del campo digital. Las que centran el trabajo en el campo de las mujeres tienen una agenda desafiante, porque las cifras son de vértigo: el 27% está sometida a violencia doméstica, el 74% sufre la mutilación genital y el 58% enfrenta el matrimonio infantil.

El Estado desarrolla una estrategia de captación del liderazgo crítico y cuando esto falla, congela las cuentas, controla los mensajes en Internet o encarcela a los líderes. Senegal tampoco es un modelo a seguir. Tiene fama de país estable, sin embargo presenta conflictos internos. Desde 2012 hubo un repunte del activismo digital exigiendo la libertad de expresión, la defensa de los derechos de la comunidad LGBTIQ+, entre otros, que trajo detenciones, represión y cárcel por parte del Gobierno.

“Amnistía Internacional informó que en Senegal el derecho de expresión está restringido”, señaló Pérez. La homosexualidad es mal vista por la sociedad, tanto es así que es un argumento a la hora de pedir asilo en el extranjero. Y por ley las manifestaciones están prohibidas en Dakar, la capital de un país que tiene tres millones de migrantes, constituyendo las remesas el 20% del PIB. “Tiene un conflicto de baja intensidad por las promesas incumplidas desde que se independizó de Francia (1960)”.

La riqueza de los recursos naturales

La agitación social aumenta entre los 15,85 millones de senegaleses y senegalesas que viven en los 196 722 k2 que conforman su tierra, rica en recursos naturales como el calcio y el fosfato, además de las reservas de petróleo y gas natural. Sin olvidar la riqueza étnica y lingüística, aunque vive un salvaje éxodo rural. Los suelos están agotados y dependen de la lluvia para cultivar. “El movimiento campesino es débil”, advierte Pérez.

En las 14 regiones de Senegal se ve la necesidad de profundizar en la gobernanza, luchar contra la corrupción y fortalecer los derechos humanos y, aunque existe el marco legal para defender los derechos de las mujeres, aun así el Código de Familia es bastante androcéntrico, en parte por la fuerte influencia del poder religioso musulmán y cristiano. Por ejemplo, el aborto no es legal en ningún concepto.

Según CEAI, las ongs extranjeras son bien recibidas, aunque todo depende de la temática a tratar. De ahí la idea de las dos investigaciones para conocer mejor los países que conforman el continente africano y disponer de información contrastada con fuentes locales, dando voz en especial a los movimientos sociales que reivindican sus derechos.

Enlaces

Investigación sobre los movimientos sociales en Etiopía

Investigación sobre los movimientos sociales en Senegal